EL FUEGO DEL AMOR

EL FUEGO DEL AMOR

EL FUEGO DEL AMOR

Relato aquí una de las últimas páginas del libro que acabo de terminar, LA ESCALERA DEL AMOR ( Ediciones Bérangel 2019 ), del Dr. Salomon Sellam. Se trata de su trigésimo tercer libro ( me he leído todos y los recomiendo ) y constituye una gran ayuda en caso de desórdenes amorosos:
“En el estudio de la dinámica de una pareja, la intensidad del fuego del amor que sienten el uno por el otro se convierte en un verdadero barómetro para evaluar cuál es su nivel general de salud. Cuando empieza la relación se suele hablar de “la llama del amor”, lo hemos oído miles de veces. A medida que ellos avanzan en la vida, y según los principios fundamentales de cada uno, la llama muestra una intensidad de crucero que es satisfactoria para ambos integrantes, lo que permite mantener caliente el hogar de casa. Sin embargo, si hay problemas, este fuego puede verse afectado en mayor o menor medida, reducirse y hasta apagarse por completo. Las llamas se debilitan hasta desaparecer, aparentemente porque se han sobrepasado los límites de tolerancia de cada uno de los protagonistas. Veamos dos posibilidades habituales.
Una primera pareja al borde del abismo recorrió mas de 500 km para una consulta de emergencia. Rápidamente me di cuenta de algo palmario: los límites de tolerancia de él se habían sobrepasado y el fuego del amor de la pareja se había extinguido hacía ya meses. No he visto jamás el fuego resurgir si no hay aunque sea unas pocas brasas bajo las cenizas. Unas semanas después, se separaron.
Otra pareja, completamente atrapada en el peldaño 9 de los amores arcaicos, estaba a punto de divorciarse. Esta consulta que era su “última baza”, permitió evidenciar sus aparentes incompatibilidades biológicas: ella, masculina y él, femenino. Fue suficiente reajustar su manera de interactuar basada en una inversión (¡recordemos siempre que el conocimiento libera! ) para permitirles salir de la consulta completamente transformados. Como aún quedaban unas cuantas brasas en el hogar, fueron suficientes unos suspiros con conexión directa al corazón de abajo, para ver renacer el fuego de dos cuerpos que se creían fríos para siempre”.
La importancia de un buen profesional.

Deja una respuesta