DIABETES TIPO 2 Y AYUNO

DIABETES TIPO 2 Y AYUNO
dav

DIABETES TIPO 2 Y AYUNO

La diabetes es una enfermedad muy antigua, sus primeras descripciones datan del 1500 a.c. ( Ebers Papyrus ). Sobre el 250 a.c. el médico griego Apolonio de Menfis acuño el término de diabetes, que significaba un exceso de orina. Antiguos escritos hindúes hablaban de la enfermedad de madhumeha, traducida como “orina de miel”, por su sabor dulce debido al exceso de azúcar ( glucosa )
Existen dos tipos de diabetes, la tipo 1 y la tipo 2, ambas son enfermedades diferentes.
La diabetes tipo 1 es una enfermedad autoinmune. Por motivos que se desconocen, el propio sistema inmunológico del organismo ataca y destruye las células del páncreas encargadas de producir insulina, provocando así una grave deficiencia de esta hormona. La insulina es la hormona encargada de meter la glucosa de la sangre en las células, por lo tanto ésta se acumula en la circulación y crea graves trastornos hasta producir la muerte del paciente. Hasta el descubrimiento de la insulina en 1921, se consideraba una enfermedad incurable.
La diabetes tipo 2, por el contrario es una enfermedad derivada de nuestro estilo de vida y nuestra alimentación. En respuesta a los niveles elevados de azúcar en sangre, el cuerpo produce excesiva insulina, lo que acaba provocando una falta de respuesta y una resistencia de las células a esta, para compensar este proceso, el cuerpo aumenta la secreción de insulina, lo que genera mayor resistencia aún y se constituye un circulo vicioso.
Existe una clara relación entre la obesidad y la diabetes tipo 2, y a menudo la pérdida de peso revierte este tipo de diabetes.
Para estos pacientes la mayor promesa de éxito se encuentra en las terapias nutricionales, la administración de insulina, sin embargo, no resulta especialmente beneficiosa.
Apollinaire Bouchardat ( 1806-1886 ), se considera el fundador de la diabetológia moderna. Observando la inanición en la guerra franco-prusiana, se dio cuenta de que la falta de alimento mejoraba a los enfermos de diabetes tipo 2.
A comienzos del siglo XX, los destacados médicos estadounidenses Frederick Madison Allen ( 1879-1964 ) y Elliot Joslin ( 1869-1962 ) se convirtieron en los principales impulsores de una terapia nutricional intensiva para el tratamiento de la diabetes. El tratamiento de “inanición” de Allen fue considerado la mejor terapia hasta el descubrimiento de la insulina en 1921. La respuesta de algunos diabéticos era asombrosa, como nunca antes se había visto.
La utilidad de este tratamiento se vio gravemente obstaculizada por la falta de comprensión de las diferencias entre la diabetes de tipo 1 y la tipo 2. Los diabéticos de tipo 1 solían ser niños con un peso muy bajo y a menudo la dieta estricta acababa con su vida.
Joslin fue probablemente el diabetólogo más famoso de la historia, fundó el mundialmente famoso Joslin Diabetes Center en Boston y escribió el renombrado libro Diabetes Mellitus. En 1916 escribió: “después de estos dos años de experimentación con el ayuno todo el mundo reconocerá que esos periodos temporales de desnutrición ayudan en el tratamiento de la diabetes”.
Cuando en 1921 Frederick Banting y John Macleod descubrieron la insulina en la Universidad de Toronto, se desencadenó una euforia generalizada al pensar que la diabetes por fin tenía cura y todo el interés en los tratamientos dietéticos se dio por finalizado, desgraciadamente solo fue una falsa conclusión.
La insulina rescató de la muerte a los diabéticos tipo 1, pero hizo muy poco por la situación general de los diabéticos de tipo 2. Afortunadamente la diabetes tipo 2 a principios del siglo XX, era una enfermedad poco frecuente, como lo era la obesidad. Pero en sus últimas décadas empezó un aumento progresivo hasta llegar ser una epidemia mundial.
Hoy en día los especialistas en diabetes consideran la diabetes tipo 2 como una enfermedad crónica y progresiva, pero la cirugía de la obesidad se ha encargado de demostrar que esto no es cierto, al disminuir la ingesta y adelgazar, los enfermos mejoran su diabetes también. El ayuno consigue un efecto similar, hace más de cien años que se sabe que cura la diabetes tipo 2. Joslin pensó que la verdad de todo ello era tan obvia que ni siquiera hacían falta estudios para demostrarlo.
Durante la primera y la segunda Guerra Mundial, la escasez de alimentos hizo que la tasa de mortalidad por diabetes tipo 2 cayera drásticamente. En el periodo de entreguerras, conforme la gente fue retomando sus antiguos hábitos alimenticios, la tasa de mortalidad volvió a subir, a pesar de que ya se disponía de insulina.
Esto demuestra que la diabetes tipo 2 es una enfermedad tratable y reversible, y no la enfermedad crónica y progresiva que, a menudo, se piensa.
El tratamiento habitual consiste en administrar fármacos que disminuyen los niveles de glucosa en sangre, pero cada vez se requieren dosis mayores y al final se termina por añadir insulina al tratamiento. La progresión del tratamiento no ayuda a solucionar la problemática de fondo, la diabetes tipo 2 no deja de empeorar. Los medicamentos solo ayudan a controlar el nivel de azúcar en sangre, pero no van dirigidos a lo que está causando la enfermedad.
En opinión del Dr. Jason Fung, autor del libro la guía completa del ayuno, solo hay dos maneras de dejar de meter glucosa en el cuerpo, mediante una dieta baja en carbohidratos o dieta cetogénica, o mediante el ayuno. Esta última por supuesto es más efectiva y mejora otros factores de salud. Pero cuidado, si padecemos diabetes y estamos tomando medicamentos para corregirla, solo podemos iniciar una dieta o un ayuno bajo la supervisión de nuestro médico y con controles rigurosos. No olvidemos que los medicamentos que tomamos actúan para bajar el nivel de azúcar y si introducimos por nuestra cuenta una restricción alimentaria, tenemos un riesgo importante de hipoglucemia. Para este especialista la mayor promesa de éxito en esta enfermedad se encuentra en las terapias nutricionales; “Desgraciadamente, hace mucho que las lecciones del pasado quedaron olvidadas”.
Para una información mas detallada sobre los beneficios del ayuno terapéutico recomiendo la lectura del libro de Jason Fung, la guía completa del ayuno ( editorial EDAF 2018 ).

Deja una respuesta